Entrevista a Misael Payares, campesino de Las Pavas

“Somos colombianos que vivimos en el campo y no estamos pidiendo más que un cuarto de tierra para producir alimentos y que no depreden el ambiente y acaben los humedales con palma. Si estuviéramos detrás de la plata hace rato habríamos aceptado las alianzas que nos han ofrecido los palmeros Macías y Daabon“…

Tomado de Kienyke.com por NATALIA HERRERA DURÁN
La polémica desatada por la decisión de una fiscal de Cartagena que afirmó que no hubo presencia paramilitar ni desplazamiento forzado en Las Pavas, la hacienda en el sur de Bolívar que se disputan desde hace cuatro años una empresa palmera, propiedad de José Macías y el grupo Daabón, y 123 familias campesinas, tiene origen en el testimonio que dio Pedro Moreno Redondo, un nativo de la región que se retractó de haber denunciado el desplazamiento masivo de la comunidad.
El testimonio suscitó que la fiscal general, Viviane Morales, respaldara la idea de que todo fue un montaje de falsas víctimas asesoradas por ONG nacionales e internacionales. Esta semana, con más calma, y ante las críticas de varias organizaciones de Derechos Humanos, Morales dijo que visitaría la región para comprobar las serias acusaciones que la fiscal de Cartagena Myriam Martínez hizo en contra de varios líderes, a quienes incluso calificó de guerrilleros.

Cuatro horas antes de viajar a su tierra para recibir a la fiscal general, luego de un viaje por España en donde estuvo contando su caso, Misael Payares, uno de los líderes campesinos señalados de montar la supuesta farsa, habló con Kien&Ke sobre la controvertida decisión de la fiscal de Cartagena y sobre Pedro Moreno, el compadre que, según él, se “torció”.

¿Qué sabe de Pedro Moreno?
Pedro Moreno es un muchacho nacido en Buenos Aires. Es netamente de la región. Un campesino igual que yo que ha pasado por las mismas penurias. Fue el presidente de la Junta de Acción Comunal (JAC ) del corregimiento de Buenos Aires y por eso en marzo de 2009 me acompañó al municipio de El Peñón para denunciar el desplazamiento masivo de la comunidad. Luego, cuando nos desalojaron en julio de 2009, él recibió conmigo la comisión del Incoder que visitó Las Pavas para saber si podíamos tramitar la extinción del derecho de dominio sobre esta hacienda.

¿Cuándo dejó de estar de su lado?
Fue vocero y líder de la Asociación de Campesinos de Buenos Aires (Asocab) hasta agosto de 2009. Luego, con el desalojo, llegó una época de crisis cruel. Nos quedamos en el corregimiento de Buenos Aires y dejamos abandonado lo poco que pudimos cultivar en Las Pavas entre enero y julio. Fue en ese momento cuando Pedro, como presidente de la (JAC), empezó a contactarse con los empresarios palmeros, con José Macías y el grupo Daabon, para pedir ayuda en nombre de la comunidad.

¿Pedro Moreno recibió ayudas en su condición de desplazado?
Recibió las primeras ayudas que nos dieron la organización no gubernamental Swiss Aid y el Plan Mundial de Alimentos. Pedro figuraba en las listas de Acción Social, por el desplazamiento que tuvimos en el 2003, cuando a Las Pavas entran los paramilitares del Bloque Central Bolívar al mando de de alias ‘Rápido’ y ‘Raúl’. Él también fue vocero de los campesinos cuando en el 2006 nos tocó volver a salir de Las Pavas porque llegó un grupo armado de Jesús Emilio Fernández Escobar, el propietario de las escrituras, tío y testaferro del capo Pablo Escobar.

Pero la fiscal de Cartagena afirma que una de las pruebas que tiene para decir que no hubo ni paramilitares ni desplazamiento forzado es que ustedes no denunciaron eso en ese momento y que no hay prueba que demuestre que Fernández fue el testaferro de Escobar.

¿Cómo quería que dijéramos eso? Teníamos miedo. Desde el año 1998 comenzaron a suceder crímenes atroces en la región. El grupo Central Bolívar de los paramilitares tuvo asiento en Papayal. Tuvieron galleras, sacaron gasolina, mataron a la gente que los denunciaba con el Ejército. Por eso no entendemos por qué la Fiscalía dice que no pasó nada, si fueron sus agentes y los de la Personería quienes sacaron los cadáveres del río. No denunciamos porque en esa época había presencia paramilitar, como ahora que quedan algunos. A la fiscal general sí se la va a decir quiénes son.
¿Cuándo fue la fisura definitiva entre Pedro Moreno y Asocab?
Cuando ya no hacía parte de la asociación, Pedro empezó a molestarse porque las ayudas sólo llegaban para las familias que estaban en proyectos productivos con Asocab. Estaba tan molesto que empezó a decir que esa comida era para todo el pueblo y así creó una gran fisura en la comunidad. La empresa palmera se aprovechó de esto.
¿Usted insinúa que Pedro Moreno fue comprado por los palmeros Macías y Daabon?
Sí. Y puede que no tengamos la copia de las consignaciones pero en la región hay verdades a la vista. Por ejemplo, antes del desalojo, Pedro Moreno vivía en un ranchito en Buenos Aires, de palma amarga y paredes de tabla. Un ranchito muy pobre. Y luego pasó de tener un techo de paja a tener techo de zinc, paredes de madera nuevas y amplias, piso de cemento, dos hijos en la Universidad del Atlántico. Los vecinos decían que lo veían comprar carne y queso con puros billetes de 50.000, algo que para nosotros en esa crisis económica de 2009 y comienzos de 2010 era impensable.

¿Por qué cree que se pasó de bando?
Yo creo que en este proceso largo que veníamos teniendo él no aguantó, porque las condiciones no eran fáciles y prefirió beneficiar a su familia, que es bien numerosa. Las palmeras fueron infiltrándose poco a poco en la comunidad para poder dividirnos, a través de personas como Pedro y de la nueva organización creada con ese propósito.

¿Se refiere a la organización Liderazgo Campesino?
Sí. Una sociedad paralela que conformaron con personas que hacían parte de Asocab y convencieron de irse a través de dádivas como guadañas para trabajar en la finca. Los mismos que la Fiscalía de Cartagena escogió únicamente para recoger testimonios en nuestra contra.

¿Qué relación tienen los testigos que recogió la Fiscalía de Cartagena con Pedro Moreno?
Sé que Santiago Meneses es familiar lejano, José Moreno Redondo es el hermano, Juvenal Martínez Redondo es primo hermano, Benjamín Venegas Martínez es trabajador de la empresa palmera con él, Agustín Morales es el cuñado, Agustín Morales Moreno es sobrino, Juan Morales Moreno también es sobrino. Todos son socios de Liderazgo Campesino.

¿Se sienten traicionados?
Sí. Pero hemos descubierto que no es culpa de ellos. Es culpa de las palmeras que nos han querido dividir y comprar.

¿Por qué la fiscal Martínez dice que usted y Etny Torres son guerrilleros?
No sé, no somos violentos. Están buscando la forma de desprestigiarnos para que nos maten porque nos atrevimos a reclamar nuestros derechos. Dicen que queremos desangrar al Estado y yo me pregunto, ¿cuándo le hemos pedido plata al Estado colombiano?
Pero sí han hecho exigencias.

Somos colombianos que vivimos en el campo y no estamos pidiendo más que un cuarto de tierra para producir alimentos y que no depreden el ambiente y acaben los humedales con palma. Si estuviéramos detrás de la plata hace rato habríamos aceptado las alianzas que nos han ofrecido los palmeros Macías y Daabon. Esta pelea ha sido tan dura que hasta han llevado a la región espíritus malos.
Explíqueme eso.

Cuando nos desalojaron de Las Pavas, en julio de 2009, construimos un estadero múltiple para los que no tenían rancho en Buenos Aires. Y las niñas empezaron a privarse en el colegio sin ninguna explicación.

¿Quiere decir que se desmayaban?
Sí, se desmayaban y un espíritu las poseía y hablaba una lengua extraña. Un día se desmayaron 16 niñas.

¿Esa es una de las razones de porqué la comunidad de Las Pavas es tan religiosa?
Nosotros hemos sido religiosos siempre, muy creyentes. Por eso nos sorprende que digan que somos violentos. En la región están todas las religiones. Por ejemplo,  Pedro Moreno es seguidor de la iglesia de Cristo es el Rey, pero también existen otras comunidades cristianas como la de Dios es amor o Rosa de Sarón, que nació luego de la división de la comunidad. También hay católicos como yo y pentecosteses.

¿Para terminar, qué otra prueba tienen para desmentir a Pedro Moreno?
No entendemos por qué si renunció a su condición de desplazado recaudó el subsidio de Acción Social la semana pasada. Los compañeros lo vieron a él y a varios de los que testificaron en nuestra contra haciendo fila en el Banco Agrario del corregimiento del Banco Magdalena para cobrar.

Anuncios

Acerca de retornoalaspavas

Por el retorno a la tierra con economía campesina y soberanía alimentaria
Esta entrada fue publicada en Información. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s