Misael Payares: “Es la palabra de un campesino contra la de un empresario”

Después de estar en Barcelona representando a las víctimas del desplazamiento ante la Mesa Catalana por la paz y los Derechos Humanos de Colombia, Misael Payares, lider campesino, regresó a Colombia y se pronunció sobre las afirmaciones de las Fiscalía en las que se señala que la reclamación de tierras en la hacienda las Pavas es ilegítima. Exclusivo Confidencial Colombia.

Por:  Geraldkurt

"Es la palabra de un campesino contra la de un empresario"

Misael Payares lleva más de 40 años reclamando los derechos de su comunidad.

Fotografía: Geraldkurt

Con el hablar pausado pero firme de los viejos de las riberas del Magdalena, Misael Payares se extiende contando la manera en que siempre han sido maltratados los campesinos no solo del brazo de San Martín de Loba, sino de toda Colombia. Una historia que se ha venido repitiendo desde siempre en el campo colombiano.

¿Qué pasó mientras usted estaba fuera de Colombia?

Ahora que estuve pa’ allá (Barcelona) pasaron un poco de vainas. Lo que se ve es que ahí hay un soborno, hay plata. Sobornaron al compañero Pedro Moreno para que dijera un resto de cosas. O también pueden ser amenazas. Fíjese que cuando retornamos el 15 de enero de 2009, cuando llegaba el abogado a ponernos problema para sacarnos y cuando mostramos que todo se estaba haciendo basados en una resolución de extinción de dominio que habíamos comenzado a tramitar desde el año 2006; él [Pedro Moreno] era uno de los compañeros que le hacía claridad al abogado cuando nos cuestionaba.

Ojalá se pudiera ver el video de como defendía la causa nuestra y no sabemos como de esa fecha para acá se volteó. Uno con hambre, porque ese fue el castigo que nos dieron; no somos empleados, no tenemos salario, vivimos de los humedales y de lo poco que sembramos; tal vez esa fue una de las razones. A lo mejor le ofrecieron buena plata y se prestó para hacernos ese daño.

¿Quién lo sobornaría o quién lo amenazaría?

Las empresas palmeras. Desde que dijo que se iba a retirar y que no le veía sentido a la labor porque el gobierno no iba a solucionar pronto el asunto, decidió ponerse a trabajar. Todos tenemos la misma necesidad. Se puso a trabajar con una empresa palmera.

¿Qué pasó en Las Pavas?

250 familias, hemos vivido de las tierras productivas de esa región. Cuando comenzamos a trabajar la tierra que había sido abandonada, pues se beneficiaron todas las familias; el que no trabajaba la siembra trabajaba como obrero, las mujeres repelaban el maíz. Esa comunidad se beneficia de los humedales que son los playones y eso es lo que venimos luchando y diciéndole al gobierno, que no se trata solo el cuadrito de tierra en donde se siembre sino también el entorno.

Por ello fue que cuando a nosotros nos reunieron los paramilitares en la sala múltiple en el año 2003 nos dijeron “ahí tienen los playones esos, trabajen eso para que no estén jodiendo allá”.

¿Pero si hubo amenazas o desplazamiento porque no lo denunciaron?

El que desplaza en el 2003 es el Bloque Central Bolívar liderado en Papayal por “Rápido” y “Raúl”. Nosotros no teníamos seguridad para denunciar eso. Eso es lo que hay que aclararle a las autoridades; que hasta el 2007, aún había gente sin desmovilizarse. ¿Cómo hacía uno para denunciar? ¿qué control de las autoridades había? A las autoridades las llevan las empresas palmeras, no hay autoridades independientes que vayan a darle seguridad a la gente. ¿Hay manera de denunciar esos hechos en el momento? Ni siquiera en este momento hay garantías. Por ejemplo, Mario Mármol, uno de los que trabajaban con las autodefensas está trabajando como capataz de un cuadro de tierra que tienen en el lado de tierra firme. El ha llegado a Buenos Aires armado con pistolas y hasta con granadas. Eso Lo hemos dicho en los medios y no ha pasado nada.

¿Pero por qué entonces la Fiscalía dice que no hubo desplazamiento y que no hubo paramilitares en la región?

La Fiscal ha enredado las cosas. Hay desinformación que nos perjudica. Dicen que nos han visto en reuniones vestidos de camuflado y con fusiles. Eso es falso y si quieren pues que lo prueben. Esos a los que acusan de vestir camuflado y portar armas largas son unos muchachos, uno de ellos es profesor; comenzó formándose en la escuela de Esperanza de Dios en Solera y luego hizo su trabajo por medio de la universidad a distancia. Esas escuelas en donde enseña hoy están rodeadas de palma. Eso no lo dice la Fiscal: Que hubo un desalojo en la región. Lo que pasa es que lo que nos dice la Fiscalía es: que si no se denuncia no existe. Si uno no lo denunció en el 2003 cuando nos desplazaron pues no nos desplazaron. A nosotros nos desplazaron en el 2003 y en el 2006. Lo que pasó en el 2009 fue un desalojo ilegal.

¿Cómo es eso de que hubo desplazamientos y desalojo ilegal?

Los sitios que importan son Las Pavas y Buenos Aires. El caserío es done tenemos los ranchos pero las pavas es el “trabajadero”, donde cultivamos. ¿Si nos sacan del “trabajadero” eso no es desplazamiento?. Entonces se pueden quedar con las tierras si la gente tiene casa en el pueblo.

Cómo puede uno denunciarlos si los tiene viviendo al lado. Lo que pasó en el 2009 es que como empezamos un proceso de extinción de dominio de las tierras abandonadas pues ese caso estaba abierto, había un litigio. La posesión no se había definido y el INCODER estaba mirando como solucionar el problema, por eso tomar una decisión a favor de cualquiera de los dos no se puede hacer. Si no dicen a quién le pertenece la tierra pues no la pueden entregar todavía. Por eso nadie está diciendo que haya habido en 2009 desplazamiento, hubo desalojo.

¿Cómo es esa situación del desalojo?. ¿Hubo disturbios o alguna acción violenta?

Nosotros somos pacíficos. El día del desalojo, los de las empresas palmeras nos grabaron y nosotros también grabamos. Dicen que la Iglesia Católica estaba ahí, pero eran tres curas que nos dijeron que nos cogiéramos de las manos y cuando vimos que nada se podía hacer rezamos y nos fuimos de manera pacífica. Eso no lo muestran en ningún medio.

1

¿Cómo han actuado ustedes frente a los desplazamientos y al desalojo?

El caso de Las Pavas ha tenido un acompañamiento grande y es algo que se ha venido haciendo desde hace unos años. Somos el barro para una figura nueva, para crear una nueva figura de reclamar los derechos. El sistema que hemos llevado nosotros es el respeto, aunque hoy digan lo contrario. Cuando uno tiene un derecho no necesita pelearlo sino reclamarlo. Porque pelear es un término guerrerista y por usar ese método Colombia  no ha podido encontrar la reconciliación que tanto se pide. Para que nosotros podamos encontrar esa reconciliación tenemos que tener mucha fuerza de perdón y el perdón lo consigue la persona cuando entiende que hay un soberano que creo lo que peleamos los hombres en la tierra. Él es el único que puede disponer de las cosas y de la vida nuestra.

¿Entonces qué se puede decir ante los señalamientos que se les hacen de querer negociar con las ONG sobre las tierras que se reclaman?

Primero que todo siempre han estado en contra de nosotros, de los que no tenemos medios o modos de defendernos. Sí es cierto que somos uno de los sectores que tenemos más dolor y por eso cualquier cosa nos puede sacar la rabia. Porque estamos viviendo mal. Que alguien venga a sonsacarle las cosas a uno, pues haría que cualquiera piense en usar la violencia y así lo machacan a uno. Pero nosotros somos pacíficos.

Nosotros no tenemos un peso Los gremios nos acusan de violentos. Cómo vamos a entender que un campesino es violento, que es terrorista, ¿con qué herramientas va a hacer terror? Tenemos dificultades para llevar los niños al colegio, para dormir y para casi todo. Cuando tenemos acceso a la tierra producimos maíz, yuca, ahuyama, arroz, que se yo. ¿Con eso se hace terrorismo? ¿con una ahuyama se mata? ¿con una ahuyama se hace la guerra, o con plátano, con arroz, con frijol?

Si por alguna circunstancia a algún campesino lo han visto en eso es porque alguien lo ha habilitado. ¿Ha sido otro campesino el que lo ha habilitado? NO, lo ha habilitado alguien que tiene acceso a un arma de esas que vale tanto y que nosotros, que tenemos tantas necesidades para las cosas básicas, no tenemos el dinero para tener armas con las que se hace el terror. Nos da tristeza que a Pedro lo estén usando para decir esas cosas. No le han dado un fusil o una pistola pero le han dado el arma para desprestigiarnos valiéndose de quién sabe qué métodos.

¿Qué sigue para ustedes?

Lo que vamos a hacer es a resistir y que las autoridades hagan lo que tienen que hacer porque esa señora sola [la Fiscal Myriam Martínez Palomino de la Fiscalía Quinta especializada de Cartagena] no es toda la autoridad. Además hay un complot de esas empresas palmeras en contra de nosotros.

Por qué no que esos que han ido a declarar en nuestra contra hagan una mesa con nosotros y después de las conclusiones decidamos algo. Que hablemos, dialoguemos. Eso que vienen haciendo es lo más vil que puede hacer un estado sin conocer lo que dice la otra parte, judicializar a uno sin conocer la conducta de las otras personas. ¡Que cosa tan berraca!, el victimario victimizado. Da tristeza porque a mi edad, en pleno siglo XXI las cosas siguen pasando así.

Tengo 64 años y llevo más de 40 pendiente de la comunidad; desde la primera junta de acción comunal, desde la primera junta de mejoras para construir la iglesia. Es más el Estado me victimizó desde niño. A mi papá lo detuvo el Inspector, por allá en el año 55. Lo detuvieron junto a mi mamá. Todo eso fue por matar un cerdo y vender unas libras de carne. Lo multaron con 60 pesos, haga la cuenta: la carga de maíz valía 3 pesos. La palabra de mi papá nada valió, no tenía derechos. Hoy es lo mismo; este caso es el caso de la palabra de un campesino contra la palabra de un empresario que ha ayudado a poner al Alcalde, al Gobernador, al Senador, al Representante, etc…

Lo único que puedo decir es me gustaría que un día pudiéramos dejar de vender nuestros daños o penas. Dejar de festejar como nos matamos. Ojalá algún día mostremos que no nos estamos matando más. Ojalá mis 5 nietos puedan vivir tranquilos. Eso es lo que me da fuerzas para continuar.

Enlace: http://www.confidencialcolombia.com/noticia.html?noticia_id=4354&status=T

Anuncios

Acerca de retornoalaspavas

Por el retorno a la tierra con economía campesina y soberanía alimentaria
Esta entrada fue publicada en Información. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Misael Payares: “Es la palabra de un campesino contra la de un empresario”

  1. Me duele que la gente que de verdad trabaja, que tiene derechos la tierra, que les de da comer a todos, gente que trata de vivir en paz con la naturaleza sea la mas hijueputamente golpeada por el estado y los ricos en esta país, perdón por lo de empresarios y ricos….. y el gobierno como siempre una manada de pendejos sin cerebro que solo quieren plata, fama y poder…. ayyyy vamos señor Payarés, algun dia esto lo podremos cambiar…

  2. acin dijo:

    saludo de resistencia de los kiwe thegza (GERREROS MILENARIOS) del norte del cauca, ACIN sabemos de la ingusticias que se comenten en contra de los pueblos que luchan por reclamar los derechos de forma pacifica pero decidida para dejar un mejor mañana a nuestros hijos(as) pero los intereses del poder capitalista con sus diferentes estratejias y alianzas perversas y las politicas del gobierno de sacar a los dueños originarios para entregarcela a los intereces mesquinos de las multinacionales hace que hoy los pueblos decidido continuemos en pie de lucha y de resistencia denunciando visivilizando, porque no estamos solos FUERZA, FUERZA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s