Siembra de vida en Las Pavas

COLOMBIA, viernes, 08 de abril de 2011
Una vez más, los campesinos de la comunidad de Las Pavas retoman la siembra de productos alimenticios en el territorio que les han querido despojar las empresas palmicultoras

La tierra, esa eterna madre y compañera de labores, al sentir las suaves manos de hombres y mujeres que siempre la han acariciado para reproducir el ciclo de la vida, se abrió como si renaciera del letargo de aridez a la cual le habían sometido los atropellos de la maquinaria traída desde lejos, por los palmicultores a la zona”

El lunes 4 de abril, a las 6 de la mañana, los campesinos y pescadores agremiados en ASOCAB emprendieron su recorrido desde el caserío de Buenos Aires, hacia el predio conocido como hacienda ‘Las Pavas’. Iban acompañados de la Guardia Indígena del Cauca, y de delegados de varias organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos nacionales e internacionales. Su objetivo, retomar los sueños aplazados por más de 659 días, tiempo en el que estuvieron refugiados en la población mencionada. Lenta, tranquila y pacíficamente fueron entrando a Las Pavas, ubicándose cerca de una casa de dos pisos conocida como La Mayoría, habitada por algunos miembros de la Policía Nacional, enviados desde Mompox, con el objetivo de dar protección a los bienes materiales de las empresas palmeras.

Ya organizados en el lugar de donde jamás debieron ser desplazados, prendieron el fogón y se dispusieron a preparar los alimentos del día. También, el representante Ivan Cepeda, hacía presencia en Las Pavas, garantizando el respeto a los derechos de los campesinos y que no hubiese ningún atropello por parte de la fuerza pública.

Simultáneamente en Bogotá, algunos líderes de ASOCAB, en reunión de la Mesa Nacional de Garantías, informaban sobre la decisión de la comunidad de retornar autónomamente a su territorio, exigían las garantías necesarias para el ejercicio de su derecho al retorno y demás solicitudes tendientes a dar solución positiva a sus exigencias. En esta reunión se encontraban presentes varios líderes campesinos, ONG’s, comunidad internacional, el Ministro del Interior y de Justicia, el Vicepresidente de la República y otros funcionarios de mediano nivel.

A pesar de las justas reclamaciones de los campesinos y pescadores, el acompañamiento recibido y algunas declaraciones del Gobierno Nacional, varias han sido las acciones que han atemorizado a la comunidad. El mismo lunes 4 de abril, entre las 2:30 y las 3 de la tarde, sobrevoló el área donde se encontraba la comunidad, una avioneta con matricula ALAS HK004.

El martes 5, las empresas palmeras aceleraron el proceso de sembrado de palma en los predios donde la comunidad fue desplazada, enviando trabajadores a realizar labores en el mismo lugar donde las familias se encuentran asentadas. El 6 de abril, hombres extraños vestidos de civil llegaron cerca del predio y realizaron grabación en video. Todas estas situaciones en un contexto donde aún circulan libremente reconocidos integrantes del paramilitarismo de la región. Ante las acciones intimidatorias, la comunidad ha guardado tranquilidad, iniciando el proceso de normalización de sus actividades. Este mismo día, prepararon las semillas, las herramientas y lo necesario para emprender lo que mejor saben hacer: trabajar la tierra para producir vida.

Así, el jueves 7, apenas despuntando el sol, campesinas, campesinos y acompañantes, levantaron sus machetes y azadones dando inicio al proceso de limpieza y siembra. La tierra, esa eterna madre y compañera de labores, al sentir las suaves manos de hombres y mujeres que siempre la han acariciado para reproducir el ciclo de la vida, se abrió como si renaciera del letargo de aridez a la cual le habían sometido los atropellos de la maquinaria traída desde lejos, por los palmicultores a la zona.

La siembra de la palma en la región, inició apenas hace 6 años (en el 2004) en el municipio de Regidor, actualmente según líderes de la comunidad, hay más de 10.000 Hectáreas de palma sembrada o en proceso de ser sembrada entre el municipio de Regidor y el Peñón. En este lapso de tiempo, ya hay veredas enteras despobladas de campesinos donde el único recuerdo de la población son las ruinas abandonadas de la escuela. Caños y humedales contaminados, donde hay constante mortandad de peces, y cada vez menos espacio para sembrar comida. La crisis alimentaria es evidente, anteriormente los municipios del Banco y Regidor era el destino de entre 600 y 800 toneladas anuales de maíz cosechado en la zona, actualmente no salen de allí más de 60 toneladas en un año.

La lucha por la tierra y el territorio en la región del Sur de Bolívar ha sido una lucha de vieja data. Es una región colmada en naturaleza y minerales, donde las comunidades han construido el territorio al margen del apoyo Estatal, el Índice de Condiciones de Vida del Sur de Bolívar en el 2003 se encontraba 19,5 puntos debajo del mínimo constitucional en Colombia, un retraso de casi 60 años en las condiciones de vida de la población.

La Mesa de Interlocución del Sur de Bolívar, ha sido el escenario donde las comunidades han puesto en conocimiento del Estado sus exigencias y puntos de vista. La Comisión de Interlocución, donde participan varias organizaciones y espacios de las comunidades, ha tratado en La Mesa, el problema de tierras, las condiciones de vida y la vulneración a los derechos humanos de los pobladores.

La situación de despojo de la comunidad de Las Pavas, junto con otros casos, era parte de las garantías que exigían las comunidades para continuar con la interlocución, durante el gobierno de Álvaro Uribe. Hoy nuevamente se espera que la reanudación de este proceso de Interlocución, con la expectativa de que el nuevo gobierno demuestre con hechos lo que ha expresado en palabras.

Hoy las empresas del monocultivo de palma y multinacionales del oro, ven en estos territorios ganancias extraordinarias, mientras los campesinos ven la posibilidad de una vida digna. Las huertas que hoy la comunidad en retorno de ‘Las Pavas’ se encuentra sembrando, presenta un significado trascendental, son el futuro alimentario de esta comunidad, del corregimiento de Buenos Aires, del Municipio del Peñón, del Sur de Bolívar y de Colombia, en América Latina, en el planeta Tierra, donde hoy sufre más de mil millones de seres humanos por un crimen llamado hambre.

ASOCIACION CAMPESINA DE BUENOS AIRES – ASOCAB

FEDERACION AGROMINERA DEL SUR DE BOLIVAR-FEDEAGROMISBOL

ACOMPAÑAN: PROGRAMA DE DESARROLLO Y PAZ DEL MAGDALENA MEDIO- PDPMM, CORPORACION SEMBRAR, RED DE HERMANDAD Y SOLIDARIDAD CON COLOMBIA- REDHER, EQUIPOS CRISTIANOS DE ACCIÓN POR LA PAZ- ECAPS, PROJECT COUNSELLING SERVICE -PCS. RED DE COMUNIDADES E INICIATIVAS DE PAZ DESDE LA BASE, FUNDACION CHASQUIS,, MOVIMIENTO NACIONAL DE VICTIMAS DE CRIMENES DE ESTADO-MOVICE…..

08 de abril de 2011

Anuncios

Acerca de retornoalaspavas

Por el retorno a la tierra con economía campesina y soberanía alimentaria
Esta entrada fue publicada en Información. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s